Ir al contenido principal

Entradas

Mostrando entradas de septiembre, 2014

Hay miradas que dicen más que mil palabras

Y se gira, y me  mira, hay miradas que dicen……”lárgate y deja ya de tocarme las narices”….. y se gira y ya no me mira. Las palabras hieren, las miradas matan,  nunca antes había tenido la sensación de estar cogiendo lo que no me pertenece, somos pesados….muy pesados, disparando a todo lo que se menea. Un cruce de miradas, una sonrisa. Hay miradas que dicen más que mil palabras.

El bosque animado

“Nacen en cualquier parte e ignoran que, sólo por el hecho de crecer allí, aquel lugar queda embellecido. No se aburren nunca, porque no miran a la tierra, sino al cielo y el cielo cambia tanto, según las horas y según las nubes, que jamás es igual a sí mismo. Cuando los hombres buscan la diversidad, viajan. Los árboles satisfacen ese afán sin moverse. Es la diversidad la que se aviene a pasar incesantemente por sus copas”.  (Wenceslao Fernández Flórez - El bosque animado. 1943 )


Paxaros na cabeza

Paxaros na cabeza.
Cuando, hace algún tiempo, tuve qué enviar al taller mi nueva cámara, la cual había comprado convencido de que a partir de ese preciso momento mi relación con la fotografía comenzaría a ser fructífera. Para que las imágenes comenzaran a fluir a través del visor, mi talento y los pocos conocimientos adquiridos, sólo necesitaban un instrumento adecuado para tamaña empresa. Mientras tanto,  rescaté del cajón mi antigua cámara y salí a pasear, al regresar a casa y mirar lo que había traído, recordé que “el hábito no hace al monje”,  releí  la carta de Sergio Larraín a su sobrino , “Os Paxaros” se quedaron en la fotografía y comencé a cogerle el gusto a esto de quitar instantáneas.
“El juego es partir a la aventura, como un velero, soltar velas. Ir a Valparaiso, o a Chiloé, por las calles todo el día, vagar y vagar por partes desconocidas, y sentarse cuando uno está cansado bajo un árbol, comprar un plátano o unos panes y así tomar un tren, ir a una parte que a uno le tin…

Pasan los años

Pasan los años, el camino, un momento.




Por mi mala cabeza

Llegué a creer que se podía cambiar el mundo a golpe de clic. A la fotografía sigo siendo fiel